Mi nombre es Assiah Alcázar, sureño de crianza, todo el principio de mi vida fue en Costa y, a partir de ahí, me volví de secano. Afincado en Madrid y trabajando en el mundo audiovisual, llevo desde los 19 con una cámara en la mano y de momento no creo que vaya a hacer otra cosa, porque básicamente no sé hacer otra cosa.